Clementina & Púas, una historia de amor…

Bueno, les contaré mi experiencia con Clementina…una de nuestras erizas

Clementina llegó en noviembre del año pasado con apenas 2 meses y medio como futura novia para Púas, que es mi erizo de tierra…

Desde ahí comenzaron a vivir juntos pero separados (Púas vivía en un terrario de 1 mt x 50 cms), el terrario originalmente era para él solo, pero al llegar Clementina lo dividimos en 2 con una separación de vidrio también, pasados apróximadamente 2 meses Púas (el macho) comenzó a bajar rapidamente de peso y nos preocupamos asi que los llevamos a la veterinaria, por suerte encontramos una especialista en exóticos en Temuco ( IX Región de la Araucanía-Chile; Cecilia Henríquez C. Médico Veterinario especialista en exóticos con conocimiento en erizos de tierra en Veterinaria “Rayen-ko” Av.Ines de Suárez #1127-Temuco, Fonofax 045-315600, mail chenriquez@ust.cl) paso el dato por si acaso alguien anda buscando un veterinario…

Bueno la cosa es que le contamos que sucedía con nuestros erizos y luego del exámen de rutina y varios controles (donde se descartó la existencia de parásitos) pudo inferir que se trataba porque la hembra se encontraba en celo, al estar tan cerca de la hembra y verla a través del vidrio; lo que pasa es que la ovulación en las erizas hembras se activa con la presencia del macho y nuestros erizos eran practicamente vecinos, solo que los separaba un vidrio por el que podían verse, pero esto no impedía que se oliesen mutuamente, como sabrán algunos, los erizos tienen un muy buen sentido del olfato y por esta misma razón cuando se encuentran en naturaleza sus parientes salvajes “se pueden oler a distancia” y así poder cortejar a la hembra.

En resumen, tuvimos que distanciar a Púas de Clementina, ya que la proximidad de éstos afectaba al macho, ya que la hembra se encontraba ovulando y éste cambiaba su comportamiento; no comiendo, ni corriendo en su rueda y solo quedándose en una esquina observando a la hembra.

Luego de separarlos Púas volvió tener el comportamiento de siempre, correr en su rueda y comer con naturalidad…

Lo que no significa que uno deba separarlos y que nunca mas se vean, porque es bueno que “sepan” que existe una hembra o un macho y se conozcan, pero que esto no afecte el comportamiento normal del macho según la recomendación que nos dió la veterinaria de éstos. Recordando siempre que cada erizo es un individuo único y tiene su propio carácter y carga genética.

~ por perssefone en junio 10, 2008.

Una respuesta to “Clementina & Púas, una historia de amor…”

  1. Hola :

    A mi me esta pasando lo mismo, terrario separado puede sonar a idea genial, pero no es lo mas recomendable, bueno este fin de semana, terrario nuevo para pedrito.

    saludos y que tus bebes esten bien

    Leo.
    http://pedritoypedrita.wordpress.com/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: